Síguenos en

Siguenos

EMDR (acrónimo inglés para Eye Movement Desensitizacion and Reprocessing) que en español equivale a Desensibilización y Reprocesamiento por el Movimiento de los Ojos, es un tratamiento psicoterapéutico originalmente diseñado para aliviar la angustia asociada a los recuerdos traumáticos (Shapiro, 1989a, 1989b).

El Modelo de Procesamiento Adaptativo de la Información de Shapiro (2001) defiende que la EMDR facilita el acceso y el procesamiento de los recuerdos traumáticos para llevarlos a una resolución adaptativa. Tras un tratamiento satisfactorio con EMDR, se alivia la angustia afectiva, se reformulan las creencias negativas y se reduce la activación fisiológica.

Durante la EMDR la persona presta atención al material emocionalmente perturbador en dosis secuenciales breves y simultáneamente se concentra en un estímulo externo. Los movimientos oculares laterales dirigidos por el terapeuta suelen constituir el estímulo externo más comúnmente empleado pero también suelen usarse otros muchos estímulos como la estimulación auditiva o los toques en las manos (Shapiro, 1991).

Shapiro (1995) refiere que la EMDR facilita el acceso a la red de memoria traumática, de modo que se favorezca el procesamiento de la información, forjándose nuevas asociaciones entre los recuerdos traumáticos y otros recuerdos e información más adaptativos. Se cree que estas nuevas asociaciones generan un procesamiento completo de la información, un nuevo aprendizaje, la eliminación de la angustia emocional y el desarrollo de insights cognitivos. EMDR emplea un protocolo de tres vértices: (1) los sucesos pasados que han establecido los cimientos de la disfunción se procesan, forjando nuevos vínculos asociativos con información adaptativa; (2) se contemplan las circunstancias presentes que provocan la angustia y se desensibilizan los estímulos disparadores internos y externos y (3) se incorporan plantillas imaginarias de sucesos futuros a fin de ayudar al cliente a adquirir las destrezas necesarias para un funcionamiento adaptado.

EMDR es un abordaje centrado en el paciente que permite que el terapeuta estimule los mecanismos de curación inherentes al propio sujeto. Pone en marcha un sistema de procesamiento de información del cerebro. Tiene en cuenta los componentes fisiológicos de las dificultades emocionales y enfoca directamente estas sensaciones físicas además de las creencias negativas y estados emocionales de los síntomas que perturban al paciente. 

PROBLEMAS QUE SE PUEDEN TRATAR CON EMDR:

EMDR se aplica en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática y duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales. También se usa EMDR para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

DESARROLLO DE UNA SESIÓN DE EMDR

La terapia comienza cuando el terapeuta informa al paciente sobre lo que es EMDR, cómo funciona y obtiene la información necesaria del problema que se quiere solucionar. Consta de ocho fases que se van cumpliendo paso a paso para identificar y tratar el problema específico, así como para procesar los recuerdos de las experiencias pasadas, que son la base de la sintomatología que presenta el paciente. Durante la sesión, se accede a recuerdos específicos para procesarlos hasta su total resolución. Para lograr esto, se estimulan los hemisferios cerebrales por medio de movimientos oculares, sonidos alternados o tapping. Al terminar la sesión, el paciente es capaz de contemplar el recuerdo en el pasado sin ninguna molestia ya que lo percibe con otra perspectiva más realista y actual.

TIEMPO PARA EL TRATAMIENTO CON EMDR

El número de sesiones depende de la complejidad del problema, pero es importante anotar que la  terapia EMDR suele ser más corta que otras terapias convencionales. La primera sesión será una oportunidad para hablar de lo que la persona quiere resolver, lo que podría dar lugar a que el terapeuta valore cuántas sesiones se necesitan.  La evaluación de las primeras sesiones, junto a los síntomas que se indiquen, así como la preparación para el procesamiento, serán la base para establecer el tiempo necesario de tratamiento.

EMDR Infancia y Juventud

En el trabajo con EMDR se integran varias modalidades terapéuticas incluyendo terapia del juego, terapia cognitiva conductual, terapia familiar, etc. Esta variedad facilita que menores y adolescentes sean muy receptivos al trabajo ya que les ofrece diversas actividades que les ayudan a involucrarse de una forma activa.

La estimulación bilateral promueve un estado de relajación, importante para ayudar al niño/a y adolescente a manejar mejor su proceso de recuperación y autocontrol durante y después de la terapia.

La terapia comienza cuando el terapeuta informa sobre lo que es EMDR y se empieza a identificar lo que se quiere resolver. El niño/a o adolescente es guiado a usar su imaginación y pensar en un lugar imaginario o real en donde se sienta relajado, libre y seguro. Pensar en estas imágenes, y las sensaciones agradables que provocan, se combina con el tipo de estimulación bilateral que se haya acordado. Esta experiencia placentera ayudará al menor/adolescente a sentirse seguro y optimista durante las sesiones y después de estas. 

Posteriormente se procesan los problemas identificados previamente con Ayuda de la estimulación bilateral.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. | Fermin Caballero, 19 - Madrid - 28034  | Cómo Llegar

Política de privacidad Centro Sanitario: CS11767

Copyright © 2013. All Rights Reserved.